EDICTO

Ciudad: TARIJA

Juzgado: JUZGADO DE SENTENCIA QUINTO EN MATERIA PENAL DE LA CAPITAL


EDICTO Nº 414 JUEZ : DR. EMERSON MOSTACEDO ESPADA SECRETARIO : DR. ROCIO HUARACHI C. JUZGADO : SENTENCIA PENAL QUINTO DE LA CAPITAL DELITO : LESIONES GRAVES Y LEVES QUERELLANTE : MINISTERIO PÚBLICO ACUSADO : CARLOS SANTIAGO BEJARANO SUAREZ Y OTROS --------------------------------------------------------------------------------------------------------- Se hace conocer y se notifica A ACUSADO CARLOS SANTIAGO BEJARANO SUAREZ Y MARIA VANESA TEJERINA APARICIO. A través del presente edicto, con AUTO DEFINITIVO 169/2021, para que asista a audiencia de juicio oral.- AUTO DEFINITIVO 169/2021 JUEZ: Emerson Mostacedo Espada ACUSADOR: Ministerio Público IMPUTADO: Carlos Santiago Bejarano Suarez VICTIMA Y/O DENUNCIANTE: María Vanesa Tejerina Aparicio DELITO: Lesiones Graves y Leves Artículo 271 del Código Penal. NUREJ: 201008958 TAR: 1002050 Tarija, 25 de octubre de 2021 VISTOS: La excepción de prescripción formulada por el Ministerio Público, el señalamiento de audiencia para considerar la excepción interpuesta conforme lo establece el Artículo 314 del Código de Procedimiento Penal, la notificación a los sujetos procesales y los antecedentes procesales, y: CONSIDERANDO I: Que dentro el proceso penal que sigue el M.P. a denuncia de María Vanesa Tejerina Aparicio contra Carlos Santiago Bejarano Suarez por la presunta comisión del delito de “Lesiones Graves y Leves”, previsto y sancionado por el Art. 271 del Código Penal, que el señor fiscal interpone la excepción de prescripción de la acción penal, bajo el siguiente fundamento: Se establece que se ha acusado al señor Carlos Santiago Bejarano por el delito de Lesiones Graves previsto en el art. 271 del CP, está conminado a una pena de reclusión de tres (03) a seis (06) años, y la acusada Maria Vanesa Tejerina por el delito de lesiones Leves con una pena privativa de libertad de 1 a 3 años, correspondiendo a los efectos del término de la prescripción la aplicación de la norma contenida en el art. 29.1 del CPP, prescribe en dos años los delitos leves y en 8 años para los delito graves OBSERVANDOSE QUE A LA FECHA, DESDE LA DECLARTORIA DE REBELDIA, HA TRANSCURRIDO MAS DE OCHO (08) AÑOS, haciendo previsible que una eventual sanción al acusado no cumpliría con los fines de prevención general y especial asignados a la pena, precisamente por tratarse de una manifestación tardía del poder punitivo, infiriéndose también que la víctima, tal y como lo demuestra su falta de seguimiento al proceso en los últimos once años, ha perdido el interés en la tutela judicial, RESPETUOSO SOLICITO SE DECLARE LA EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL POR PRESCRIPCIÓN. CONSIDERANDO II: Que las normas previstas y reconocidas en los Arts. 115 parágrafo II, 120 parágrafo I, y 180 parágrafo I de la CPE; establecen el marco normativo en el que se desarrolla la actividad jurisdiccional, donde el Juez tiene la obligación de cumplir los mismos en estricta concordancia con el respeto y reconocimiento de los derechos y garantías que tiene toda persona. Que a los fines solicitados y a objeto de resolver las cuestiones planteadas independientemente es conveniente hacer las siguientes consideraciones legales acordes a la jurisprudencia, la doctrina aplicable: Que al haberse interpuesto excepción de prescripción a la acción penal: por lo que corresponde analizar la figura de la prescripción de la acción penal, correspondiendo señalar que en problemáticas relacionadas con la solicitud de extinción de la acción penal por razones vinculadas al transcurso del tiempo, entendiendo éste ya sea como el tiempo procesal o el tiempo que se encuentra vigente el ius puniendi del Estado, que de acuerdo a la doctrina, la prescripción se traduce en los efectos que produce el transcurso del tiempo sobre el ejercicio de una determinada facultad. Esta definición, aplicada al ámbito penal, significa la expresa renuncia por parte del Estado del derecho a juzgar debido al tiempo transcurrido. Conforme a ello, es el propio Estado el que, a través de la norma penal (procesal o sustantiva, según las legislaciones), establece los límites de tiempo en que puede ejercer la persecución penal. La actividad represiva del Estado no puede ser ejercida de manera indefinida, ya que al hacerlo se quebrantaría el equilibrio que debe existir entre la función de defensa de la sociedad y la protección de derechos y garantías individuales. Tradicionalmente se ha fundamentado la prescripción en diferentes razones, unas de tipo subjetivo, vinculadas a los cambios que el tiempo opera en la personalidad del delincuente, que determinan la desaparición de su peligrosidad para la sociedad; otras consideradas objetivas y de utilidad social, que señalan que con el transcurso del tiempo desaparece la alarma social y no existe necesidad de prevención general; aquellas de orden procesal que sostienen que existen dificultades en la recolección de elementos probatorios para determinar la culpabilidad o inocencia del presunto autor. También se han aducido razones de política criminal, en sentido que el castigo impuesto mucho tiempo después de la comisión del hecho no alcanza los fines de la pena (prevención especial y prevención general, positiva y negativa), careciendo, en consecuencia, su imposición de razón de ser; así como razones jurídicas, que inciden en la necesidad de eliminar la incertidumbre en las relaciones jurídicas y la desaparición de la intranquilidad causada por el delito. Si bien los anteriores fundamentos son válidos, actualmente la prescripción debe fundamentarse desde la Constitución, en la medida en que este instituto está íntimamente vinculado con los principios, valores, derechos y garantías constitucionales, fundamentalmente la garantía del debido proceso, la prohibición de indefensión y el derecho a la seguridad jurídica. Así, respecto al derecho a la defensa, es innegable que si pese al tiempo transcurrido, la acción penal se dirigiera contra el supuesto culpable, llegando inclusive a imponerse una pena, se produciría una grave indefensión, pues los medios de defensa de los que podría servirse el imputado, o ya no existirían o se encontrarían debilitados, corriéndose el riesgo de condenar a un inocente por el tiempo transcurrido. En síntesis, el transcurso del tiempo incrementa el riesgo del error judicial, por encontrarse debilitadas las pruebas de la defensa. A su vez, el derecho a la defensa se encuentra conectado con la seguridad jurídica, derecho que se garantiza al evitar que se celebren procesos que no gozan de las mínimas garantías que permitan obtener una sentencia justa y que ocasionarían lesión a la garantía del debido proceso. De lo dicho se desprende que la prescripción sirve también para compeler a los órganos encargados de la persecución penal, y a la misma administración de justicia penal, a resolver de forma rápida y definitiva el ilícito que se ha cometido. Que con relación al cómputo de la prescripción el art. 29 del CPP determina los plazos para la prescripción de la acción penal, atendiendo al máximo legal de la pena privativa de libertad (presidio o reclusión) prevista para los distintos tipos penales establecidos en el Código Penal. Los términos señalados en esa norma, de acuerdo al art. 30 del CPP, empiezan a correr desde la media noche del día en que se cometió el delito o en que cesó su consumación, y pueden interrumpirse por la declaratoria de rebeldía del imputado, como se analizará posteriormente, y suspenderse en los siguientes casos previstos en el art. 32 del CPP: 1. Cuando se haya resuelto la suspensión de la persecución penal y esté vigente el periodo de prueba correspondiente. 2. Mientras esté pendiente la presentación del fallo que resuelva las cuestiones prejudiciales planteadas. 3. Durante la tramitación de cualquier forma de antejuicio o de la conformidad de un gobierno extranjero de la que dependa el inicio del proceso; y, 4. En los delitos que causen alteración del orden constitucional e impidan el ejercicio regular de la competencia de las autoridades legalmente constituidas, mientras dure ese estado. CONSIDERANDO III: Que, ingresando a considerar la excepción de prescripción, a efectos de considerar correctamente lo expuesto y peticionado en merito a los argumentos de la excepcionista, sin ingresar a considerar sobre la existencia o no del tipo penal, puesto que cursa una imputación formal y una acusación formal dentro la presente causa por el delito “Lesiones Graves y Leves” previsto y sancionado por el Art. 271 del Código Penal, al efecto es necesario hacer la siguiente consideración y analizar la forma de ejecución de los delitos y así podemos indicar que existe el delito instantáneo que es aquel en que la vulneración jurídica realizada en el momento de consumación se extingue con esta, la acción coincide con la consumación, donde el agente no tiene ningún poder para prolongarlo ni para hacerlo cesar. Ej., el homicidio, robo, hurto; por su parte el delito permanente se dice que es aquel que después de la consumación continúa ininterrumpidamente la vulneración jurídica perfeccionada en aquella. Ej. El rapto, el abandono de familia; en cuanto al delito continuado se dice que es aquel en el que el autor, obedeciendo a una misma resolución y configurando un mismo delito, se lleva a efecto mediante una serie de actos idénticamente vulneratorios. La ley no da relevancia a esos actos (sí fuera así, serían varios delitos). Se caracteriza por la unidad de resolución o de propósito de un mismo sujeto que ha cometido una serie de acciones constitutivas de ejecuciones parciales de un solo delito. Por ejemplo: Él que roba una suma de dinero guardada en un lugar, llevándose centavo a centavo o billete a billete cada día hasta reunir una suma considerable, otro ejemplo de delito continuado quien introduce una partida de contrabando repartiéndola en varias expediciones; él que provoca un envenenamiento aplicando dosis sucesivas de algún producto. En el delito permanente hay una sola acción que se prolonga en el tiempo, en el delito continuado hay pluralidad de acciones que configuran todo un solo delito perfecto. Finalmente, sobre el delito flagrante se dice que es el que se ha consumado públicamente y cuyo perpetrador ha sido visto por muchos testigos al tiempo en que lo cometía, y el delito Conexo o compuesto se da en las acciones están vinculadas de tal manera que unos resultados dependen de unas acciones y otros resultados de otras acciones. Por ejemplo, los delincuentes se ponen de acuerdo antes, luego cometen delitos en diferentes tiempos y lugares. Otros ejemplos tenemos la rotura de un mueble para robar algo encerrado en el la sustracción de llavero y así poder abrir una caja de caudales en ocasión ulterior; el incendio de una habitación para borrar los rastros de un crimen. Por lo que analizado estos tipos penales doctrinalmente se puede concluir que se encuadraría dentro de los delitos instantáneos, por cuanto su ejecución habría sido en un solo acto donde la vulneración del bien jurídico se habría realizado en el momento de su consumación se extinguía con esta, por cuanto la acción coincide con la consumación. Bajo este razonamiento, sin ingresar a considerar sobre la existencia o no del hecho dentro de la presente causa, a partir de la prueba ofrecida se evidencia que la presente acción penal fue iniciada en fecha 06 de Octubre de 2021 a la presente fecha ya hubiera transcurrido más de 11 años se debe de tomar en cuenta de que cursa una declaratoria de rebeldía y dicha declaratoria de rebeldía es de fecha 25 de Julio de 2012 donde se le declara rebelde y contumaz a María Vanesa Tejerína Aparicio, asimismo existe la declaratoria de rebeldía para Carlos Santiago Bejarano Suarez el 11 de Marzo de 2016 que hasta la presente fecha hubiera transcurrido más de 6 años desde la declaratoria de rebeldía puesto de que se encontraría cumplido lo que establece el art. 29 inc. 1 CPP: Asimismo, considerando esta figura de la prescripción, con respecto a los mismos en los casos que por negligencia, olvido o desinterés de la parte interesada se ha dejado pasar el tiempo sin denunciar vulneración al bien jurídico por lo que no se puede subir esta inobservancia del particular por los órganos de persecución penal, por lo que corresponde extinguir la persecución penal del delito señalado en estricto cumplimiento y respeto al debido proceso. Que, considerando, que es función del Juez ser el árbitro imparcial, contralor del debido proceso y de la legalidad, se realiza la fundamentación hecha de manera breve, pero concisa y razonable que permita conocer de forma indubitable las razones que llevó al suscrito a tomar la siguiente decisión, la que se tendrá por satisfecha y cumplida el art. 124 del CPP. (SSCC 1846/2004-R y 1917/2004-R). POR TANTO: El suscrito Juez de Sentencia Quinto en lo Penal de la Capital, en mérito a los motivos expuestos y en aplicación de las líneas jurisprudenciales citadas, en acuerdo con el M.P. declara PROBADA LA EXCEPCIÓN DE PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL a favor de CARLOS SANTIAGO BEJARANO SUAREZ Y MARIA VANEZA TEJERINA APARICIO, por lo tanto, también la extinción de la acción penal por el instituto de la prescripción de la acción penal. Quedando notificados expresamente las partes en la presente audiencia, quienes pueden hacer uso del recurso de apelación incidental, debiendo notificarse a todos los sujetos procesales que no se encuentran en la audiencia quienes tienen el plazo 3 días para interponer el recurso referido, posteriormente, cumplidas las notificaciones y si no se hiciera uso del recurso de apelación procédase al archivo de obrados. Regístrese. -


Volver |  Reporte