EDICTO

Ciudad: SUCRE

Juzgado: JUZGADO PÚBLICO SEXTO EN MATERIA FAMILIAR DE LA CAPITAL


I.- ANTECEDENTES.- La demanda, el auto de admisión, notificaciones, la contestación y todo cuanto se tuvo que ver; 1.- Contenido de la demanda: Que por memorial de fs. 142, el progenitor, interpone demanda de “cesación de asistencia familiar”, invocando la causal del inciso b) del art. 122 y el art. 109.II de la ley 603, señalando que su hijo es mayor de edad y no presenta resultados efectivos en sus estudios, por lo que no corresponde continúe cancelando la asistencia familiar. 2.- Contenido de la respuesta: Corrida en traslado la parte contraria no responde a la demanda, designándosele defensor de oficio (fs. 155), quien responde a fs. 169, señalando que se conceda lo solicitado. II.- ACTOS PROCESALES Y PRUEBA. - Se tiene la demanda, auto de admisión, respuesta y con dicho acto, se advirtió que no se presentaron medios probatorios que merezcan producción en audiencia por lo que, en virtud al art. 415.VI y 446.III de la ley 603, en el marco del art. 324- 338, 346-351 de la ley 603, se consideran los siguientes medios de prueba presentados: a).- Prueba de cargo: o Documental. - Se admitieron las documentales de fs.141, 161-165, para su valoración. b).- Prueba de descargo: No ofreció medios probatorios. III.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA. - El tema central por resolver si procede la Cesación a la Asistencia familiar, en virtud a la causal del inciso b) que la parte beneficiaria ya no la necesita y sus estudios no tienen resultados efectivos. Se pasa a establecer las premisas normativas aplicables al caso concreto: El Art. 108-9 de la CPE, estable como un deber de las bolivianas y bolivianos el de: “asistir, alimentar y educar a las hijas e hijos”. En relación a la cesación de la obligación de asistencia familiar, el código de las familias y el proceso familiar en su art. 122 establece las siguientes causales: “a) La persona obligada se halla en la imposibilidad de cumplirla, por lo que la obligación pasa a la siguiente persona en orden para cumplirla, b) Las personas beneficiarías ya no la necesiten, c) Las personas beneficiarías incurran en una causa de indignidad, aunque no sean herederas o herederos de la persona obligada, d) Se haya declarado judicialmente probada la negación de filiación, e) Fallezca la persona obligada o la persona beneficiaria.” IV. ANALISIS DEL CASO CONCRETO. - Que, en el caso que nos ocupa, el demandante ha solicitado que cese su obligación de prestar la asistencia familiar invocando el inciso b) del art. 122 y el cumplimiento del art. 109.II de la ley 603: a) Respecto a que el beneficiario ya no la necesita y sus estudios no son efectivos: Por la documental, cursante en el proceso tenemos que la parte demandada tiene a la fecha 24 años de edad, encontrándose como beneficiario de la asistencia familiar en virtud a la ampliación otorgada por el art. 109.II de la ley 603. El demandante ha señalado que, sus estudios no tienen resultados efectivos acreditándose a fs. 163-164 que ha reprobado 29 materias y aprobado 14 de las 43 programadas en 5 años, sin que se acredite las razones por las cuales ha presentado este desempeño académico. Entendiendo, además, dada su edad, en el caso concreto ha sobrepasado el límite de la razonabilidad de su plan de estudios, al encontrarse en la presente gestión en 2do curso, cuando ha cursado la universidad 5 años, razonabilidad desglosada por el Tribunal Constitucional Plurinacional en su SCP Nº 0506/2016-S3 donde refiere: “Por ello el texto del art. 64.I de la Norma Suprema, debe entender el término “minoridad”, en términos no de edad, sino de capacidad económica y necesidad asistencial, pues haciendo una interpretación del texto constitucional el fin de construir una sociedad justa tiene un importantísimo sustento en el principio de solidaridad, cristal bajo el cual se puede vislumbrar que el deber de los padres de asistencia a los hijos mayores de 18 años en periodo de profesionalización debe considerar dos importantes elementos: a) Los hijos deben acreditar que el objeto de asistencia está enfocado exclusivamente en su profesionalización, para ello éstos deben acreditar no solamente un rendimiento académico regular y estable, sino demostrar su predisposición de realmente someterse al periodo de profesionalización; y, b) Considerando que la interpretación constitucional efectuada parte de la relación derecho a la educación y deber de asistencia, el hijo debe demostrar a efectos de obtener la asistencia por parte de sus progenitores un plan de estudio razonable en términos temporales y de uso de recursos económicos.”, ya que si bien, se amplia como límite hasta los 25 años, edad que no ha cumplido, ello está sujeto a la condición de resultados efectivos en sus estudios los cuales no ha presentado por lo que no demuestra su predisposición a someterse al periodo de profesionalización y no representan un plan de estudios razonable que deba seguir siendo cubierto por el progenitor. POR TANTO. - En mérito a lo expuesto y en aplicación del Art. 109.II de la Ley Nº 603, se declara PROBADA EN PARTE la demanda de cesación de la asistencia familiar, disponiéndose: 1.- La CESACIÓN DE LA ASISTENCIA FAMILIAR que venía otorgando el progenitor PEDRO JIMÉNEZ DÍAZ, a favor de su hijo ALEX PEDRO JIMÉNEZ MANCILLA. Conforme el art. 415.VI de la Ley 603, la cesación rige desde la fecha de esta resolución. 2.- Procédase al desglose de la documental aparejada bajo constancia a simple requerimiento. Una vez cancelada toda la asistencia familiar devengada procédase al archivo de obrados. 3.- Esta resolución puede ser impugnada en el plazo dispuesto en el art. 443 de la ley 603 y en caso de concesión será en el efecto que señala el parágrafo II de dicho artículo. Regístrese y cúmplase. -


Volver |  Reporte