EDICTO

Ciudad: COCHABAMBA

Juzgado: SALA PENAL TERCERA


ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA TRIBUNAL DEPARTAMENTAL DE JUSTICIA DE COCHABAMBA SALA PENAL TERCERA EDICTO MARÍA GIOVANNA PIZO GUZMÁN, VOCAL - PRESIDENTE DE LA SALA PENAL TERCERA DEL TRIBUNAL DEPARTAMENTAL DE JUSTICIA DE COCHABAMBA. POR EL PRESENTE EDICTO SE PONE EN CONOCIMIENTO Y SE NOTIFICA A LA IMPUTADA BERTHA RÍOS LORA (C.I. N° 682039 Or.), CON EL AUTO DE VISTA DE 12 DE ENERO DE 2011, REPRESENTACIÓN DE 13 DE DICIEMBRE DE 2011 Y PROVIDENCIAS DE 12 DE OCTUBRE DE 2020 Y 28 DE DICIEMBRE DE 2021, DENTRO EL PROCESO PENAL SIGNADO CON CÓDIGO NUREJ 200809873 SEGUIDO POR GLADYS GUARDIA LORA CONTRA OSCAR PAUL GUARDIA LORA, RENE GUARDIA LORA Y BERTHA RÍOS LORA, POR LA PRESUNTA COMISIÓN DE LOS DELITOS DE DIFAMACIÓN, CALUMNIA E INJURIA, TIPIFICADOS Y SANCIONADOS POR LOS ARTS. 282, 283 Y 287 DEL CÓDIGO PENAL, A CUYO FIN SE TRANSCRIBEN LOS SIGUIENTES ACTUADOS: AUTO DE VISTA DE 12 DE ENERO DE 2011 VISTOS: El recurso de apelación incidental de fecha 06 de marzo de 2008, de fs. 123, y el recurso de apelación restringida de fecha 25 de marzo de 2008, de fs. 133; interpuestos por Oscar Raúl Guardia Lora y René Celso Guardia Lora; contra la resolución que resuelve el incidente de prohibición y limitaciones al ejercicio de la acción penal, y contra la Sentencia de 03 de marzo de 2008 pronunciada por la Juez de Sentencia N° 1 de Quillacollo, dentro del proceso penal de acción penal privada seguido por Gladys Guardia Lora, contra los recurrentes y Bertha Ríos Lora, por los delitos de Difamación, Calumnia e Injuria, tipificados por los Arts. 282, 283 y 287 del Código Penal; sus antecedentes, y CONSIDERANDO I: La Juez de Sentencia N° 1 de Quillacollo, durante la audiencia de juicio oral de fecha 03 de marzo de 2008 resolvió mediante auto (fs. 48 vlta.-49 vlta.) el incidente de prohibición y limitaciones al ejercicio de la acción penal planteado por los imputados Oscar Raúl y Celso René Guardia Lora, desestimándolo con costas, por considerar que si bien resulta evidente que al sentir del art. 35 del Código de Procedimiento Penal existen prohibiciones y limitaciones al ejercicio de la acción penal en los grados de parentescos indicados en dicho precepto, sin embargo, existen excepciones relacionadas con el art. 359 del Código Penal, como es el caso de los delitos relacionados con el honor, por ello establece que la querellante está habilitada para continuar la acción por los delitos de difamación, calumnia e injuria. La misma autoridad judicial, luego de verificados los actos del juicio oral, mediante sentencia de fecha 03 de marzo de 2008 (fs. 115 a 120), declaró a los imputados Oscar Raúl Guardia Lora y René Celso Guardia Lora, autores del delito de injuria previsto y sancionado en el Art 287-1er. párrafo del Cdgo. Penal, por existir plena prueba en contra de ellos. Más en apreciación de las circunstancias analizadas les condena a cada uno a la sanción de 2 meses de trabajo en una de las Secciones de la H. Alcaldía Municipal de la jurisdicción de Quillacollo con una duración máxima de 6 hrs. por semana, en su caso sujeto al contenido del Art. 28-3er. Párrafo del Cdgo. Penal, así como una multa de 50 días equivalentes a Bs. 1.- por día a cada cual; con costas, daños y perjuicios averiguables en ejecución de sentencia. Dictándose sentencia absolutoria a favor de los mismos imputados por los delitos de difamación y calumnia, calificados en los Arts. 282 y 283 del Cdgo. Penal en virtud a que la prueba aportada no generó suficiente convicción de responsabilidad penal en contra de ellos, conforme preconiza el Art. 363 núm. 2) del Cdgo. de Pdto. Penal, con costas. Disponiendo asimismo la remisión de la sentencia ejecutoriada que fuere a las oficinas de Registro de Antecedentes penales (REJAP) así como del Juzgado de Ejecución Penal de turno, con la respectiva nota de atención. Finalmente determina a favor de Bertha Ríos Lora, sentencia absolutoria; en razón de que la prueba aportada no fue suficiente para generar convicción acerca de la responsabilidad penal de la misma respecto a los delitos de Difamación, Calumnia e Injuria, apuntados en los Arts. 282. 283 y 287-1er párrafo del Cdgo. Penal; según prevé el Art. 363-2 del Cdgo. de Pdto. Penal. Los imputados, Oscar Raúl Guardia Lora y Celso René Guardia Lora, interpusieron recursos de apelación incidental y restringida contra el auto que resuelve el incidente de prohibición y limitaciones al ejercicio de la acción penal y la referida Sentencia, respectivamente (fs.123-124, y 133-134). La querellante respondió ambos recursos mediante memoriales de fs. 127 y 137 – 138); luego la Juez-aquo, mediante providencia de 09 de abril de 2008, dispuso la remisión del expediente ante el tribunal de alzada. CONSIDERANDO II: Conforme la previsión de los arts. 399 segunda parte y 413 del Código de Procedimiento Penal, los recursos interpuestos deben merecer expreso pronunciamiento sobre su admisibilidad. I. De acuerdo a la regla general, prevista en el art. 396, inc. 3) del Código de Procedimiento Penal, los recursos para ser admitidos, deben interponerse en las condiciones de tiempo y forma que determina el Código, con indicación especifica de los aspectos cuestionados de la resolución recurrida, y de conformidad al art. 408 del mismo cuerpo legal, el recurso de apelación restringida debe ser interpuesto por escrito, en el plazo de quince días de notificada la sentencia. En él se citarán concretamente las disposiciones legales que se consideren violadas o erróneamente aplicadas y se expresará cual es la aplicación que se pretende, y debe indicarse separadamente cada violación con sus fundamentos. En el caso, si bien los recurrentes se equivocan cuando interponen recurso de apelación incidental contra el Auto que resuelve el incidente de prohibición y limitaciones al ejercicio de la acción penal, pues siguiendo la línea de la Sentencia Constitucional Nº 421/2007-R, de 22 de mayo de 2007, debieron plantear la impugnación de este auto junto con el recurso de apelación restringida, sin embargo, bajo el principio pro actione, constatando que ambos recursos, el incidental y el de apelación restringida respectivamente, cumplen las condiciones de tiempo y forma previstas en las normas del procedimiento penal, se los admite y se pasa a considerar el fondo de las cuestiones planteadas. II.- En los recursos los imputados, Oscar Raúl Guardia Lora y René Celso Guardia Lora, exponen los siguientes fundamentos: a.- De acuerdo con el art. 193 de la Constitución Política del Estado, art. 4 del Código de Familia y art. 35 del Código de procedimiento Penal, protegen a la Familia como núcleo esencial de la Sociedad, es por ello precisamente que precautelando la UNIDAD FAMILIAR, el art. 35 de la ley No. 1970 ha establecido Prohibiciones y limitaciones al ejercicio de la acción penal. En el caso de autos, conforme a la propia documentación cursante y la propia Querella, se puede establecer que la presente acción penal es interpuesta por la Sra. Gladys Guardia Lora, contra sus personas Óscar Raúl y César René Guardia Lora respectivamente, que acredita la condición de hermanos siendo todos ellos hermanos de padre y madre. Con estos fundamentos y dentro el plazo fijado para formalizar el recurso de apelación incidental, y cumpliendo la misma, piden que se remita antecedentes ante el superior en grado para que conforme al art. 15 de la Ley de Organización Judicial y de acuerdo con los fundamentos esgrimidos contra el Auto de fecha 03 de marzo del 2008 que resuelve el incidente de la prohibición y limitaciones al ejercicio de la acción penal desestimando, se revoque y determine la procedencia y admisibilidad de obrados, sea con responsabilidad y costas. b.- Por auto de fecha 03 de marzo del 2008 se admitió y resolvió el incidente de abandono de la querella, en virtud del art. 27 num. 5) del CPP, toda vez que la parte acusadora particular hizo abandono de la sala de audiencias sin permiso ni autorización del juzgador infringiendo el art. 381 del CPP. Lamentablemente se prosiguió la causa de juicio oral en contravención del art.16 de la CPE incurriéndose en un defecto absoluto previsto en el art. 159 núm. 3 del CPP. Una vez dictado el Auto de Extinción de la causa, no correspondía reabrirla en forma directa y sin ninguna fundamentación como ha ocurrido en la especie, inobservancia del art. 124 que exige que toda resolución y acto deben ser fundamentados, expresarán los motivos de hecho y de derecho en que basan sus decisiones y el valor otorgado a los medios de prueba. c.- En la Sentencia dictada no se ha valorado la prueba testifical en forma adecuada y desfilada en el juicio oral infringiendo el art. 365 del CPP., que sólo da crédito a dos testigos de cargo como son las testigos: Isabel marcela Navia Rodríguez y Marleni Colque Serrudo, quienes en forma contradictoria en hechos y personas, sólo saben por referencias de hechos ajenos a los que se juzga. Estos testigos que resultan ser las que asistían en forma continua a un local de expendio de bebidas alcohólicas y que se atiende hasta horas de la madrugada, podrán ser creíbles sus atestaciones, cuando la prueba testifical de descargo es uniforme, en hechos, personas, y lugares, testigos que atienden el local como miembros de seguridad, sin ningún grado de alcohol por su propia actividad y las otras personas de la zona, vecinos del lugar, honorables y creíbles. Sin embargo, no se dio adecuadamente una valoración conforme determina el art. 173 del CPP. La prueba testifical de cargo, ha sido destruida y desdicha por la prueba testifical de descargo, puesto que sus personas jamás insultaron ni ofendieron a la querellante y sólo ha existido durante el juicio oral impresión de mujer ofendida cuando sus testigos, en forma contundente y expresa, han señalado que la querellante es persona violenta, agresiva, de un carácter rígido. La prueba de cargo, no es suficiente y no se actuó con igualdad jurídica al debido proceso, pues con respecto a la sana apreciación de la prueba, que en su caso no demostraron los insultos denigrantes que afecten la honorabilidad o reputación de la acusadora particular como establece el art. 287 CPP. Y conforme determina el art. 365 del CPP. el juzgador para dictar Sentencia condenatoria debe tener la plena convicción sobre la responsabilidad penal de los acusados y para ello la prueba producida sea suficiente. Aspectos que no se dan en este juicio oral Por lo expuesto, solicita al Tribunal de Alzada que en aplicación del art. 413 del CPP, anule la Sentencia en forma parcial con relación a la Sentencia Condenatoria por el delito de injurias, y se indique el objeto del nuevo juicio oral. CONSIDERANDO III: Por disposición expresa del art. 398 del Código de Procedimiento Penal, los Tribunales de alzada deben circunscribir sus resoluciones a los aspectos cuestionados de la resolución recurrida. Dentro del indicado marco legal, se pasa a considerar y revolver el recurso. I.- Con relación al punto impugnado en el recurso de apelación incidental interpuesto por Oscar Raúl Guardia Lora y Celso René Guardia Lora, se establece el siguiente análisis: Según los imputados apelantes, la querellante carece de capacidad para interponer la acción debido a la limitación o prohibición para el ejercicio de la acción penal prevista en el art. 35 del Código de Procedimiento Penal, que protege a la familia, lo mismo que el art. 193 de la Constitución Política del Estado y el art. 4 del Código de Familia. En este caso -dicen-, ellos son hermanos de la querellante y viven en el mismo bien inmueble, por ello están protegidos por el Estado, lo que impide a la querellante que inicie esta acción penal. La primera parte del art. 35 del Código de Procedimiento Penal establece que: “No podrán denunciar ni ejercitar la acción penal: el descendiente en línea directa contra su ascendiente y viceversa, dentro del cuarto grado de consanguinidad o por adopción; los parientes colaterales entre sí, dentro del segundo grado de consanguinidad o por adopción; los cónyuges y convivientes entre sí; y el condenado por falso testimonio, calumnia o soborno; salvo que lo hagan por delitos cometidos contra ellos o contra sus ascendientes o descendientes, su cónyuge, conviviente o sus hermanos”. No cabe duda que esta previsión normativa, concordante en parte con el art. 193 de la Constitución Política del Estado y el art. 4 del Código de Familia, tiende a preservar los lazos de parentesco en un ambiente de adecuada convivencia; por ese motivo, prohíbe que los parientes en los grados descritos, esposos o convivientes, denuncien y/o ejerciten la acción penal entre sí; sin embargo, en aras de evitar que cualquiera de ellos quede desamparado frente a delitos cometidos contra ellos mismos, sus ascendientes o descendientes, su cónyuge, conviviente o hermanos, prevé excepcionalmente que éstos puedan denunciar y ejercitar la acción penal contra cualquiera de sus parientes en los grados descritos. En el presente caso los imputados, Oscar Raúl Guardia Lora y Celso René Guardia Lora, hermanos de la querellante, Gladys Guardia Lora, habrían injuriado a esta última; es decir, habrían cometido el delito acusado contra su propia hermana; por este motivo, la situación planteada no se halla dentro de las limitaciones o prohibiciones a la acción penal previstas en el art. 35 del Código de Procedimiento Penal. Al haberse cometido el hecho delictivo contra la querellante, por sus propios hermanos, ella se halla habilitada para denunciarlos e iniciar la acción penal contra ellos, sin impedimento legal alguno. En consecuencia, se establece que el aspecto impugnado por los apelantes carece de sustento legal y, por ello, no existe ningún motivo que impida la continuación de esta causa penal. II.- Con relación a los puntos impugnados en el recurso de apelación restringida interpuesto por Oscar Raúl Guardia Lora y Celso René Guardia Lora, se establece el siguiente análisis: a.- Los imputados apelantes señalan que durante la audiencia de juicio oral, en fecha 03 de marzo de 2008, la Juez a-quo resolvió el incidente de abandono de querella, en aplicación del art. 27, inc.5) del Código de Procedimiento Penal, toda vez que la parte acusadora particular hizo abandono de la Sala de audiencias sin permiso ni autorización de la Juez, infringiendo el art. 381 del mismo cuerpo legal. Sin embargo, cuando la querellante se hizo presente en la Sala, la Juez dejó sin efecto su decisión de extinción de la acción penal y reabrió la causa para proseguirla. - De la revisión de antecedentes, concretamente del acta de audiencia de juicio oral, se verifica que la querellante, Gladys Guardia Lora evidentemente hizo abandono de la Sala de audiencias durante el juicio oral, sin permiso de la autoridad judicial. Esta situación motivó que la Juez a-quo pronuncie resolución de fecha 03 de marzo de 2008 (fs. 47), declarando abandonada la querella en aplicación del art. 330 del Código de Procedimiento Penal y, en consecuencia, extinguida la acción penal con el archivo de obrados. Una vez pronunciada la resolución, se dijo expresamente que las partes quedaban legalmente notificadas. Luego, se hizo presente en la Sala la querellante, Gladys Guardia Lora, dando lugar a que la Juez a-quo pronuncie una nueva resolución dejando sin efecto la resolución anterior de extinción de la acción penal. De esta manera, el proceso continuó. En el caso, se evidencia que la Juez a-quo obró en forma incorrecta al haber dejado sin efecto su propia resolución de extinción de la acción penal, la misma que tenía carácter definitivo porque cortaba todo procedimiento ulterior; en este sentido, esa decisión sólo podía ser modificada si alguna de las partes utilizaba contra ella los medios de impugnación previstos en el Código de Procedimiento Penal y, luego, era revisada por el Tribunal superior competente. Esta situación no se dio en el caso, con el advertido de que la resolución de extinción de la acción penal, según muestra el acta de audiencia de juicio oral, fue debidamente notificada a las partes, lo que las habilitaba para hacer uso de los medios de impugnación e impedía que la Juez a-quo revise su propia resolución de extinción de la acción penal y la deje sin efecto. Este es un defecto insubsanable, porque la Juez a-quo llevó adelante un proceso a pesar de que ya había pronunciado una resolución que declaraba la extinción de la acción penal y que impedía todo procedimiento ulterior; en este sentido, se ha afectado la garantía del debido proceso y se ha incurrido en el defecto absoluto previsto por el art. 169, inc. 3) del Código de Procedimiento Penal, en concordancia con la primera parte del art. 167 del mismo cuerpo legal que prescribe: “No podrán ser valorados para fundar una decisión judicial ni utilizados como presupuestos de ella, los actos cumplidos con inobservancia de las formas y condiciones previstas en la Constitución Política del Estado, Convenciones y Tratados internacionales vigentes y en este Código, salvo que el defecto pueda ser subsanado o convalidado”. En consecuencia, corresponde declarar la nulidad de obrados retrotrayendo todos los efectos del proceso a la resolución de 03 de marzo de 2008 que declara la extinción del proceso penal y dispone el archivo de obrados, cursantes a fs. 47 de obrados. Conforme lo expuesto, debe acogerse favorablemente al recurso de apelación restringida, sin necesidad de absolver los demás puntos del recurso. POR TANTO: La Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia de este distrito Judicial, declara PROCEDENTE con costas, el recurso de apelación restringida de fs. 133, formulado por los imputados, Oscar Raúl Guardia Lora y Celso Rene Guardia Lora; en consecuencia ANULA el proceso penal hasta la resolución de fecha 03 de marzo de 2008 que declara la extinción de la acción penal (fs. 47), sin disponer la reposición del juicio por otro tribunal, debido a que la referida resolución tiene carácter definitivo. En aplicación de los arts. 123, 163 parágrafo segundo del Código de Procedimiento Penal, se advierte a las partes que tienen el termino de cinco días para interponer el recurso de casación a contar desde la notificación con la presente resolución, conforme exige el art. 417 de la precitada ley 1970. Notifique Oficial de Diligencias. Regístrese Vocal Relator: Wilfredo Patiño Soria. Fdo. Drs. Juan Marcos Terrazas Rojas y Wilfredo Patiño Soria, Vocales de la Sala Penal Tercera. Fdo. Dr. Wilfredo Jiménez Saavedra, Secretario - abogado de la Sala Penal Tercera. REPRESENTACIÓN DE 13 DE DICIEMBRE DE 2010 DR. WILFREDO PATIÑO SORIA REPRESENTA Dentro del proceso penal seguido por Gladys Guardia Lora contra Oscar Raúl Guardia Lora, Rene Celso Guardia Lora y Bertha Ríos Lora, por delitos de Difamación, Calumnia e Injuria, tipificada por los Arts. 282, 283 y 287 del Código Penal, tengo a bien representar lo siguiente. De la revisión de los antecedentes se establece que: LA ACUSADORA PARTICULAR: GLADYS GUARDIA LORA, tiene su último domicilio real ubicado en la Av. Blanco Galindo Km. 10, conforme consta del acta de juicio oral de fecha 03 de marzo de 2008, cursante a fs. 46. LOS IMPUTADOS: OSCAR RAÚL GUARDIA LORA y RENE CELSO GUARDIA LORA, tiene su ultimo domicilio real ubicado en la Av. Blanco Galindo Km. 10 de la localidad de Quillacollo, conforme consta de la sentencia de 03 de marzo de 2008, cursante a fs. 115 a 120 vlta. BERTHA RÍOS LORA, tiene su ultimo domicilio real ubicado en el Campamento de la Jurisdicción de Huanuni del Departamento de Oruro, conforme consta de la sentencia de 03 de marzo de 2008, cursante a fs. 115 s 120 Vlta. No pudiendo mi persona correr con los gastos que representa realizar dicha notificación, razón por la cual represento para fines consiguientes de ley. Fdo. Ronald Rivas Rodríguez, Oficial de Diligencias de la Sala Penal Tercera. PROVIDENCIA DE 12 DE OCTUBRE 2020 En aplicación a lo que establece el art. 165 del CPP, se dispone la notificación por edicto a través del sistema Hermes. Notifique Funcionaria. Fdo. Dra. Mabel E. Velásquez Miranda, Secretaria - abogada de la Sala Penal Tercera. PROVIDENCIA DE 28 DE DICIEMBRE DE 2021 A mérito del informe evacuado por EL Servicio de Registro Cívico – SERECI mediante Cite SERECI-CBA-CERT-Nº N-40554 -2143/2021 y SERECI-CBA-CERT-Nº N-44073 -2143/2021; y, el Servicio General de Identificación Personal – Segip mediante certificaciones de fecha 06 de noviembre de 2021, se dispone: 1) La notificación de Oscar Raúl Guardia Lora con el Auto de Vista de 12 de enero de 20211 en su domicilio ubicado en: la Av. Elías Meneses No. 227 – Quillacollo. 2) La notificación de Celso Rene Guardia Lora con el Auto de Vista de 12 de enero de 2011 en su domicilio ubicado en: la Av. Elías Meneses No. 227 – Z/ Hansa – Quillacollo. 4) Siendo genéricos los datos proporcionados respecto al último domicilio de: Bertha Ríos Lora, en aplicación del art. 165 del CPP se dispone su notificación con el Auto de Vista de 12 de enero de 2011 mediante edictos a través del Sistema Informático Hermes. Notifique Funcionario. Fdo. María Giovanna Pizo Guzmán, Vocal – Presidente de la Sala Penal Tercera. Fdo. Dra. Carol Ivonne Vega Colque, Secretaria - abogada de la Sala Penal Tercera. Cochabamba, 08 de septiembre de 2022 D. S. O.


Volver |  Reporte