EDICTO

Ciudad: COCHABAMBA

Juzgado: SALA PENAL TERCERA


ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA TRIBUNAL DEPARTAMENTAL DE JUSTICIA DE COCHABAMBA SALA PENAL TERCERA EDICTO MARIA GIOVANNA PIZO GUZMAN VOCAL – PRESIDENTE DE LA SALA PENAL TERCERA DEL TRIBUNAL DEPARTAMENTAL DE JUSTICIA. POR EL PRESENTE EDICTO SE PONE EN CONOCIMIENTO Y SE NOTIFICA A LA IMPUTADA CARMEN COLOMI ALEJO, ORLANDO COSSIO COSSIO Y RENE MAMANI MAMANI; CON EL AUTO DE VISTA DE 04 DE DICIEMBRE DE 2010, PROVEIDOS DE 28 DE DICIEMBRE DE 2010 Y 12 DE OCTUBRE DE 2020, DENTRO EL PROCESO PENAL SEGUIDO POR MINISTERIO PUBLICO CONTRA CARMEN COLOMI ALEJO, ORLANDO COSSIO COSSIO Y RENE MAMANI MAMANI, POR EL DELITO DE TRAFICO DE SUSTANCIAS CONTROLADAS, TIPIFICADO Y SANCIONADO POR EL ART. 48 CON RELACION AL ART. 33, INC. M) DE LA LEY 1008, A CUYO FIN SE TRANSCRIBE LOS SIGUIENTES ACTUADOS: AUTO DE VISTA DE 04 DE DICIEMBRE DE 2010 VISTOS: En grado de apelación la sentencia de fecha 23 de mayo de 2003, pronunciada por el Juzgado de Partido 1ro. Sustancias Controladas de la Capital, dentro el proceso penal seguido por el Ministerio Público contra Carmen Colomi Alejo, Mario Arancibia Choque, Orlando Cossio Cossio y Rene Mamani Mamani, por el delito de Tráfico de sustancias controladas; los antecedentes del proceso, el requerimiento fiscal de fs. 321, y CONSIDERANDO I: Mediante sentencia pronunciada fecha 23 de mayo de 2003, los Jueces de Partido Primero y Sustancias Controladas de la capital, fallan en primera instancia, y declaran a los procesados a) Carmen Colomi Alejo, natural de Challa-Tapacari-Cochabamba, con domicilio en la localidad de Mariposas-Carrasco de 23 años de edad, concubina, ocupada en laborares sin cédula de identidad; b) Mario Arancibia Choque, natural de Yamparaes-Chuquisaca con domicilio en la localidad de Mariposas-Carrasco de 25 años de edad, concubino, agricultor sin cédula de identidad y; c) Orlando Cossio Cossio natural de Canalmayu-Tiraque, Cochabamba con domicilio en la localidad de Ivirgarzama-Carrasco de 25 años de edad, concubino, agricultor sin cédula de identidad autores del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el Art. 48 de la Ley 1008, por existir plena prueba en su contra de conformidad con lo previsto por el Art. 243 del Código de Procedimiento Penal, en consecuencia los condenan a sufrir la pena de 10 años de presidio a cada uno de ellos, a cumplirse en la cárcel pública de esta Ciudad y la imposición de cuatrocientos días de multa, a razón de un boliviano por día a pagar, más costas al Estado, así como daños y perjuicios averiguables en ejecución de sentencia y; d) al procesado Rene Mamani Mamani natural de Pujllupampa Yamparaes-Chuquisaca con domicilio en la localidad de Mariposas-Carrasco de 19 años de edad, soltero, agricultor sin cédula de identidad, autor del delito de encubrimiento, previsto y sancionado por el Art. 75 con rel. al art. 48 de la Ley 1008, por existir plena prueba en contra de él, de conformidad con lo previsto por el Art. 243 del Código de Procedimiento Penal, en consecuencia le condenan a sufrir, la pena de 6 años a cumplirse en la cárcel pública de esta Ciudad, además al pago de trescientos días multa, a razón de Bs1.- por día, más costas en favor del Estado, así como daños y perjuicios averiguables en ejecución de sentencia. Contra la indicada sentencia, dentro el plazo de ley, el procesado Mariano Arancibia Choque interpuso recurso de apelación en fecha 12 de marzo de 2004, el mismo que fue concedido mediante auto de 12 de la misma fecha, para ante el tribunal de alzada. El recurso de apelación de procesado fue fundamentado en los términos que refiere el memorial de fecha 20 de noviembre de 2010 (fs. 331). I.- El procesado, Mariano Arancibia Choque a través de su defensor designado de oficio, en su memorial de apelación cursante a fs. 331, argumenta: En su declaración indagatoria y confesoria se manifiesta que el día de la aprehensión cuando detuvieron a cuatro personas involucradas junto a él, fue en su domicilio, porque habita junto con su concubina de nombre Carmen Colomi Alejo, lugar al que habría arribado el coprocesado Orlando Cossio Cossio quien le pidió que le alquile una habitación por un corto tiempo prometiendole pagar sin conocer el motivo del uso del inmueble, también consta en antecedentes que la concubina declaró ser dueña de una bolsa de polietileno que contenía una sustancia blanquecina, que efectuada la prueba de campo se concluyó que era cocaína entregada por un señor de nombre de Juan, motivo por el que todos fueron detenidos. Añade que el representante del Ministerio Público lo involucró sin acreditar su participación en el pesaje de la sustancia controlada, que si fuera así, se tuvo que haber encontrado restos en sus manos, más no fue así sino que la cocaína fue encontrada en el lugar que fue aprehendido, que es su domicilio real del cual se preparaba para salir a trabajar por lo que en ningún momento hábil se manipuló la sustancia incautada menos estuvo pesando ni comercilizando además que se verificó su solvencia económica precaria además que también consta que carece de antecedentes policiales ni judiciales relacionados con la Ley 1008. Conforme lo expuesto y al amparo de lo establecido por los arts. 286 y 288 del Código de Procedimiento Penal, solicita se revoque la resolución apelada y se pronuncie una nueva absolviendo de toda responsabilidad a su defendido. CONSIDERANDO II: Por previsión del Art. 278 del Código de Procedimiento Penal, la competencia del tribunal de alzada se circunscribe a los puntos recurridos por las partes, por lo que efectuando un análisis exhaustivo de los elementos de juicio que enseñan los de la materia acorde a las reglas de la sana crítica y prudente arbitrio delineados por el art. 135 de la norma procesal adjetiva se llega a establecer los siguientes hechos: I.- El apelante reclama que ha sido incriminado sin acreditar su participación en el pesaje de la sustancia controlada encontrada en su domicilio donde convivia junto con su concubina la co procesada Carmen Colomi Alejo. Su reclamo carece de asidero legal, porque de las diligencias de Policía Judicial levantadas por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico que son la base del proceso relativo a sustancias controladas, en aplicación del art. 86 de la Ley 1008, que prescribe: “Los procesos relativos a sustancias controladas se tramitarán sin sumario o instrucción, en base a diligencias de Policía Judicial levantadas por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico”, es posible verificar que el Juzgado Primero de Partido de Sustancias Controladas ha efectuado una adecuada valoración de la prueba, ajustada a los parámetros del art. 135 del Código de Procedimiento Penal. De esta manera, se tienen probados los siguientes hechos: En base a información recibida y procesada en la Sección Inteligencia de la F.E.L.C.N., se tuvo conocimiento que un grupo de personas no identificadas, dedicadas a la ilícita actividad del narcotráfico habrían preparado un ambiente donde se realizaría la transacción de droga (cocaína) en la localidad de Mariposas a unos 200 metros de la carretera principal Cochabamba-Santa Cruz y a 10 Kms. Lado Este de la Unidad-Chimoré. Debido a esta información, un grupo operativo de la F.E.L.C.N. se trasladó a la citada población con la finalidad de verificarla, donde a horas 8:00 del día lunes 17 de enero de 2000, en el lugar se ubicó un domicilio, en cuyo interior se visualizó a 4 personas, que realizaban el pesaje de la droga, de inmediato se procedió a rodear el inmueble en cuestión y las personas que se encontraban en el interior pretendieron escapar, logrando este cometido uno de ellos. En la habitación se encontró dos bolsas de polietileno transparentes que contenían en su interior una sustancias blanquecina con olor característico a cocaína, que fue incautada, dos balanzas tipo pata de gallo marca “INTI”, dos paquetes de maicena de 200 gramos cada uno, ante esta evidencia se procedió a la detención de Mariano Arancibia Choque, René Mamani y Carmen Colomi Alejo. El detenido, Mariano Arancibia Choque, con relación a la droga encontrada, manifestó en forma voluntaria que la señora de pollera fue quien trajo la cocaína del monte a la habitación donde vive ella y procedieron a realizar el pesaje de la droga para venderla, momento en que fueron sorprendidos por los efectivos de UMOPAR. Luego, en presencia del señor Comandante de UMOPAR-CHAPARE, el fiscal de materia y el oficial asignado al caso, la sustancia incautada en la habitación de Carmen Colomi Alejo, fue sometida a la prueba de campo de narco test y el pesaje correspondiente, arrojando resultado positivo para cocaína con un peso total de 1.620 gramos de cocaína en estado seco. La conducta de Mariano Arancibia Choque se subsume en el art. 48 de la Ley 1008, con relación al art. 33, inc. m) del mismo cuerpo legal, conforme el siguiente análisis: El Art. 48 de la Ley 1008, a la letra establece: “El que traficare con sustancias controladas será sancionado con presidio de diez a veinticinco años y diez mil a veinte mil días multa. Constituye circunstancia agravante el tráfico de sustancias controladas en volúmenes mayores. Este artículo comprende toda conducta contemplada en la definición de tráfico dada en el inciso m) del Art. 33 de esta ley”. A su vez, el art. 33, inc. m) del mismo cuerpo de leyes establece: “Se entiende por tráfico ilícito de sustancias controladas todo acto dirigido o emergente de las acciones de producir, fabricar, poseer dolosamente, tener en depósito o almacenamiento, transportar, entregar, suministrar, comprar, vender, donar, introducir al país, sacar del país y/o realizar transacciones a cualquier título; financiar actividades contrarias a las disposiciones de la presente ley o de otras normas jurídicas”. El delito de “Tráfico” comprende precisamente todas aquellas conductas contempladas en la definición de tráfico dada por el inc. m) del art. 33 de la Ley 1008. Se advierte que esta disposición comprende un complejo de conductas que, para determinar la comisión del delito de “Tráfico”, pueden concurrir en forma conjunta todas o algunas de ellas y deben apuntar a distintas finalidades que el agente se propuso. Esto quiere decir que si el agente manifiesta en su conducta una finalidad exclusiva, tipificada de manera especial por la Ley 1008, el hecho no se subsume en el delito de “Tráfico”, es decir, no es aplicable el art. 48 de la Ley 1008, con relación al art. 33, inc. m) de la misma norma legal, sino aquella norma que tipifica en exclusiva esa conducta punible. Los delitos establecidos en la Ley 1008 tienen como vertiente la teoría finalista del delito, por este motivo, se reitera que tienen carácter formal y no de resultado. En este caso, como en otros, tratándose de delito doloso, se requieren dos elementos para asegurar la existencia de una acción típica: a) verificar si concurren determinados efectos externos de una acción (TIPO OBJETIVO), y b) comprobar si estos efectos, esa acción externa, está determinada por el dolo (TIPO SUBJETIVO). En el asunto en cuestión, Mariano Arancibia Choque estaba en posesión de los 1620 gramos de cocaína en estado seco, efectuando el pesaje de la sustancia para comercializarla. En ello se verifica que se presentan con la misma intensidad dos de los subtipos penales descritos por el art. 48, con relación al art. 33, inc. m) de la Ley 1008, que consisten en la posesión y la transacción de sustancias controladas a cualquier título; en consecuencia, se configuran los elementos materiales del tipo penal de Tráfico. Asimismo, se evidencia que Mariano Arancibia Choque actuó con conciencia y voluntad, con conocimiento de la ilicitud de su conducta, por esa razón, obró dolosamente, de acuerdo a la previsión del art. 14 del Código Penal, que prescribe: “Actúa dolosamente el que realiza un hecho previsto en un tipo penal con conocimiento y voluntad. Para ello es suficiente que el autor considere seriamente posible su realización y acepte esta posibilidad”. La participación que Mariano Arancibia Choque tuvo en el hecho, fue en grado de autor, de acuerdo a los parámetros establecidos por el art. 20 del Código Penal, que en su primera parte establece: “Son autores quienes realizan el hecho por sí solos, conjuntamente, por medio de otro o los que dolosamente prestan una cooperación de tal naturaleza, sin la cual no habría podido cometerse el hecho antijurídico doloso” Estos hechos no han sido desvirtuados por el procesado en forma alguna, en consecuencia, la valoración del Juzgado de Partido Primero de Sustancias Controladas es correcta. Ninguna de las dudas que plantea el procesado apelante en su recurso logra desvirtuar el análisis desarrollado por el Juzgado a-quo, que tiene respaldo en la prueba acompañada por el Ministerio Público y las normas legales citadas. II.- Por otra parte, conforme a la previsión del art. 242 inc. 8) del Código de Procedimiento Penal, en toda sentencia de condena se debe indicar el establecimiento penitenciario donde los procesados deberán cumplir su condena, sin embargo en la sentencia apelada, de manera imprecisa se ha determinado que los procesados cumplan condena “en la cárcel pública de esta ciudad”, sin especificar con claridad y precisión el establecimiento penitenciario donde deberán cumplirla; entonces, conforme refiere la norma legal citada, para evitar toda duda o incidente en la fase de ejecución de sentencia, es menester efectuar esta aclaración. Conforme a lo expuesto, corresponde desestimar el recurso de apelación interpuesto y mantener firme la Sentencia apelada. POR TANTO: La Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia, de acuerdo con el requerimiento fiscal de fs. 321, CONFIRMA la Sentencia de fecha 23 de mayo de 2003; con la aclaración de que los procesados: Mariano Arancibia Choque, Orlando Cossio Cossio y René Mamani Mamani deberán cumplir la pena de presidio impuesta, en la cárcel pública de “El Abra” de esta ciudad; y la procesada, Carmen Colomi Alejo, en la Cárcel “San Sebastian” mujeres de esta ciudad. Sin costas por la complementación. Notifique funcionario Público.- REGÍSTRESE. Vocal relator: Dr. Juan Marcos Terrazas Rojas. Fdo. Dr. Juan Marcos Terrazas. Presidente de la Sala Penal Tercera. Fdo. Dr. Wilfredo Patiño. Vocal de la Sala Penal Tercera. Fdo. Wilfredo Jiménez Saavedra – Secretario abogado de Sala Penal Tercera. PROVEIDO DE FECHA 28 DE DICIEMBRE DE 2010 A mérito de la representación de fecha 27 de diciembre de 2010, se ordena notificar a los procesados: Carmen Colomi Alejo, Orlando Cossio Cossio y Rene Mamani Mamani con Auto de Vista de fecha 04 de diciembre de 2010, mediante Edicto en un diario de circulación nacional, debiendo el Ministerio Público come con los gastos de la respectiva publicación.- Notifique el Oficial de diligencias. Fdo. Wilfredo Patiño Soria – Vocal de Sala Penal Tercera. Fdo. Wilfredo Jiménez Saavedra - Secretario de Cámara Sala Penal Tercera. PROVEÍDO DE FECHA 12 DE OCTUBRE DE 2022 En aplicación a lo que establece el art. 165 del CPP, se dispone la notificación por edicto a través del Sistema Hermes. Notifique funcionaria. Fdo. Mabel Enriqueta Velasquez Miranda –Secretaria de Cámara Sala Penal Tercera. Cochabamba, 22 de agosto de 2022. D. S. O.


Volver |  Reporte