EDICTO

Ciudad: COCHABAMBA

Juzgado: SALA PENAL TERCERA


ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA TRIBUNAL DEPARTAMENTAL DE JUSTICIA DE COCHABAMBA SALA PENAL TERCERA EDICTO MARIA GIOVANNA PIZO GUZMAN – PRESIDENTE DE LA SALA PENAL TERCERA DEL TRIBUNAL DEPARTAMENTAL DE JUSTICIA. POR EL PRESENTE EDICTO SE PONE EN CONOCIMIENTO Y SE NOTIFICA AL IMPUTADA CINTHIA REGINA VACA MALGOR, CON EL AUTO DE VISTA DE 05 DE ABRIL DE 2012, DENTRO EL PROCESO PENAL SEGUIDO POR EL MINISTERIO PÚBLICO CONTRA CINTHIA REGINA VACA MALGOR, POR LOS DELITOS DE TRAFICO DE SUSTANCIAS CONTROLADAS, TIPIFICADOS Y SANCIONADOS POR LOS ART. 4 DE LA LEY 1008, A CUYO FIN SE TRANSCRIBE EL SIGUIENTE ACTUADO: AUTO DE VISTA DE 05 DE ABRILDE 2012 VISTOS: El recurso de apelación restringida interpuesto por la imputada Cinthia Regina Vaca Malgor contra la sentencia do fecha 4 de marzo del 2008, pronunciada por el Tribunal de Sentencia N° 3 de la Capital, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra la recurrente por el delito de tráfico do sustancias controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al art. 33 inc. m) de la Ley 1008: sus antecedentes, y CONSIDERANDO I: Los miembros del Tribunal de Sentencia Nº 3 de la Capital, sin incidente previo que resolver y por unanimidad de votos, mediante sentencia de fecha 4 de marzo del 2008 (fa. 112 a 115) fallan declarando a la Imputada Cinthia Regina Vaca Malgor, autora y culpable del delito de tráfico de sustanciad controladas, tipificado y sancionado por el art. 48 con relación al inciso m) del art. 33 de la Ley 1008, y le condenan a sufrir la pena de diez (10) años de presidio a cumplir en el Penal de San Sebastián Mujeres de esta ciudad, de conformidad a lo previsto por el art. 365 del Código de Procedimiento Penal; y considerando que Cinthia Regina Vaca Malgor se encuentra con detención preventiva desde el 21 de agosto de 2007, establecen que su condona finalizará el 21 de agosto de 2017; asimismo, le condenan a pagar cien días de multa a razón de dos bolivianos por día a ser cancelados hasta el cumplimiento total de su condena, con costas a favor del Estado. La imputada Cinthia Regina Vaca Malgor, mediante memorial de fecha 1º de abril del 2008 (fs. 138-139) interpuesto el recurso do apelación restringida contra la referida sentencia. Con la respuesta del representante del Ministerio Público en los términos que refiere su memorial do fs. 146 a 148, los Jueces Técnicos del Tribunal de Sentencia N° 3 dispusieron la remisión de antecedentes ante el Tribunal de Alzada mediante providencia de fecha 15 de abril del 2008 (fs. 149). CONSIDERANDO II: Conforme la previsión de los arts. 399 segunda parte y 413 del Código de Procedimiento Penal, el recurso interpuesto debe merecer expreso pronunciamiento sobre su admisibilidad y procedencia; consiguientemente, en primer término so pasa a considerar su admisibilidad. De acuerdo a la regla general, prevista en el art. 396 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal, los recursos para ser admitidos, deben interponerse en las condiciones de tiempo y forma que determina el código, con indicación especifica de los aspectos cuestionados de la resolución recurrida; y, de conformidad al art. 408 del mismo cuerpo legal, el recurso de apelación restringida debe ser interpuesto por escrito, en el plazo de quince días de notificada la sentencia, en él se citarán concretamente las disposiciones legales que se consideren violadas o erróneamente aplicadas y se expresara cual es la aplicación que se pretende, debiendo Indicarse separadamente cada violación con sus fundamentos. Examinado el recurso de apelación restringida de fs. 138 a 139 que cumple las condiciones de tiempo y forma previstos en los citados precepto, pues la apelante fue notificada con la sentencia en fecha 11 de marzo de 2008 (diligencia do fs. 116) y presentó su recurso en fecha 1 de abril del mismo año, porlo que descontando los díasinhábiles que mediaron, se constata que la apelación fue planteada dentro el plazo legal, además de cumplir con los requisitos de contenido, en tal virtud se admite el recurso y so pasa a considerar el fondo de las cuestiones planteadas. CONSIDERANDO III: En el recurso Interpuesto, la apelante Cinthia Regina Vaca Malgor manifiesta que en la sentencia que lo condona a diez años de presidio, se consideran pruebas no presentadas por el Ministerio Público y no se ha considerado que en su declaración ha manifestado que no tenía conocimiento de la existencia de droga en su mochila, porque al haber discutido el día anterior con su concubino, agarró su bolsa de maquillaje y se fue al local "El Chelo” donde fue detenida después de haber ingerido bebidas alcohólicas toda la noche. Bajo dichas afirmaciones, la recurrente acusa los siguientes defectos de la sentencia: 1.- Que la Sentencia se base en hechos inexistentes o no acreditados o en valoración defectuosa de la prueba (art. 370 inc. 6 del CPP): La prueba desfilada por el Ministerio Público ha consistido en las declaraciones de testigos que lo único que han manifestado es respecto a su intervención; Mario SirpaYujra ha manifestado que en la acción directa, a momento de participar dentro la denuncia sobra riñas y peleas en el restaurante "El Chelo", había sentido un olor penetrante característico a marihuana, por lo que habiendo aislado a la sospechosa, puso en conocimiento de la FELCN: la investigadora María Martha Choca Lima ha manifestado con prueba objetiva su posesión dolosa, almacenamiento o transacción a cualquier título: La prueba documental ha demostrado efectivamente que se encontraba en poder de marihuana, pero las pruebas de actas de requisa y de prueba de campo e informe de laboratorio no ha demostrado que haya transportado, haya estado en posesión dolosa, haya almacenado o efectuado transacción a cualquier título. 2.-Que exista contradicción en la parte dispositiva o entre ésta y la parte considerativa (Art. 370 inc. 8 del CPP) La parte considerativa de la sentencia enuncia y analiza la comisión de los subtipos del art. 33 inc. m) de la Ley 1008, como ser la posesión dolosa, almacenamiento, transporte y terminan dictando sentencia por la comisión del delito de tráfico de sustancias controladas, sin enunciar a cuál de los 14 subtipos del artículo citado o por lo menos cuales de los 4 subtipos invocados por el Ministerio Público habría cometido, lo cual lo lleva a una absoluta indefensión por la inseguridad jurídica a la que ha sido arrastrada con la sentencia. 3.-Que no conste la fecha y no sea posible determinarla, o talle la firma de alguno de los jueces y no se pueda determinar si ha participado en la deliberación, salvo los casos de excepción previstos legalmente (art. 370 Inc. 9 del CPP): De la lectura de la sentencia, se llega a establecer que participaron en el juicio oral los Jueces Ciudadanos Erlinda Rojas Céspedes, Claudia Estrella PeinadoTerán y Silvia Roxana Terán Morales, pero a momento de autorizar la sentencia consignan como Jueces Ciudadanos a Erlan Rojas Céspedes y Claudia Estrella Peinado Terán, no constando la concurrencia de la Juez Ciudadana Silvia Roxana Terán Morales en deliberación y dictamen de la sentencia. De la misma forma se lee que son tres personas de sexo femenino las Jueces Ciudadanas que empezaron a conocer el proceso mediante el juicio oral, sin embargo terminan firmando solo dos y una de as es de sexo masculino, lo que también lo lleva a una situación de inseguridad indica, pues son unas personas las que le escuchan en juicio y son otras las que firman la sentencia. 4- La inobservancia de las reglas relativas a la congruencia entre la sentencia y la acusación (art. 370 inc. 11 del CPP): En la sentencia se establece que fue acusada por el delito de tráfico de sustancias controladas con relación al art 33 inc.m) de la Ley 1008, por la comisión de los subtipos de posesión dolosa, almacenamiento, transporte y transacciones a cualquier título, sin embargo se dictó sentencia condenándoles a sufrir la penal de 10 años de presidio sin especificar a cuál de los subtipos acusados se su conducta, existiendo incongruencia en la misma. Por lo expuesto, solicita que el Tribunal de Alzada en una justa valoración de la prueba declare procedente el recurso y anule obrados ordenando la reposición del juicio por otro tribunal. CONSIDERANDO IV: Conforme a la previsión del art. 398 del Código de Procedimiento Penal, la competencia del tribunal de alzada en el conocimiento y resolución del recurso se circunscribe a los aspectos cuestionados de la resolución recurrida. En ese marco normativo, se efectúa el análisis que sigue a continuación: 1.-Con relación al defecto previsto en el art. 370 núm. 6) del Código de Procedimiento Penal: El defecto acusado tiene relación con una inadecuada aplicación del art. 173 del Código de Procedimiento Penal que prescribe: "El Juez o Tribunal asignará el valor correspondiente a cada uno de los elementos de prueba, con aplicación de las reglas de la casa critica, justificando y fundamentando adecuadamente tas razones por las cuales fes otorga determinado valor, en base a la apreciación conjunta y armónica de toda la prueba esencial producida". La valoración de la prueba permite determinar la cuestión fáctica del problema para subsumirlo posteriormente en el derecho positivo aplicable al caso. La labor del tribunal que conoce el juicio, consistente en enterarse de los hechos acusados, así como los hechos que el imputado opone en su defensa. Luego ingresa a t valoración de la prueba que fue válidamente producida en el proceso. Esta actividad lo permito lograr el convencimiento acerca de la verdad de los acontecimientos, conductas o situaciones que sustentan las pretensiones de las partes. Las deficiencias consistentes en la aprehensión de los elementos probatorios, el análisis crítico de ellos, o la obtención del resultado, es motivo de impugnación del fallo que adolece de esas deficiencias. Se presenta insuficiente o contradictoria fundamentación probatoria intelectiva, cuando existo incorrección o defecto en el desarrollo de la tarea critica para la valoración de las pruebas. Si el error o defecto fuero fundamental significará que la impugnación de la sentencia es acertada. Estaremos frente a un vicio in iudicando cuando consista en un error de apreciación, resultante de dar por cierto lo que no aparece probado, o viceversa, dar por no probado lo que conforme a los elementos de convicción que cursan en obrados resulta cierto. El vicio será in procedendo cuando surge de una deficiente aplicación de las reglas de la sana critica racional, consistente en una razonamiento incorrecto debido a que el juzgador de aparto de los criterios legales, o de la lógica, la psicología y la experiencia; o por ser contradictoria o notoriamente insuficiente la motivación score los hechos, para que se pueda llegar al resultado contenido en el fallo. De la revisión del contenido de la sentencia se evidencia que el Tribunal de Sentencia Nº 3 describió y analizo toda la prueba producida en el juicio asignándolo a cada uno de los elementos de prueba el correspondiente valor probatorio. De esta manera, al Tribunal valoro la prueba de cargo producida por el Ministerio Público, consistente en las declaraciones testificales de los funcionarios policiales Mario SirpaYujra y María Martha Checa Lima; las literales signadas como MP 11 (informe de fecha 21 de agosto de 2007), MP 1.2 (acta de requisa personal), MP 13 (acta do prueba do campo), MP 1.4 (acta de aprehensión); MP 1.5 (acta de secuestro de sustancias controladas), MP 1,6 (acta de secuestro de evidencias), MP 1.8 (acta de pesaje de sustancias controladas), MP 1.10 (acta de incineración y destrucción de sustancias controladas). MP 1.11 (requerimiento fiscal y certificado médico de la imputada), MP 1.13 (dictamen o informo pericial do laboratorio) y MP 1.14 (requerimiento fiscal y respuesta de la Dirección de Identificación Personal); pruebas que fueron debidamente judicializadas a introducidas al juicio por su lectura; en tanto que las literales codificadas como MP 1.7 (acta de secuestro de teléfono celular), MP 1.9 (acta de devolución de dineros) y MP 1.12 (requerimiento fiscal de nombramiento y acta de juramento do perito), no fueron valoradas por el Tribunal, no obstante haber sido introducidas al juicio, en el primer caso por no haberse demostrado por la acusación, la relación del documento con el hecho que se juzga; y en los dos restantes, porque no constituyen pruebas y solo son documentos que forman parte del cuaderno de investigaciones. Se hace presente que la defensa de la imputada no produjo ninguna prueba dentro del juicio oral y únicamente se adhirió a las pruebas judicializadas por la acusación, en todo lo que beneficie a su defendida. De la revisión de la sentencia apelado, se constata que el Considerando 2 que el testigo Mario SirpaYujra ha manifestado que "es Sgto., de Policía, que ha trabajado 18 años en la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico y tiene la capacidad de distinguir olores de sustancias controladas, que el 21 de agosto de 2007, cuando prestaba servicios en un grupo especial de orden y seguridad, recibió una llamada al 110, en sentido de que se constituya en el local "Chelo " ubicado en la calle general Achá y Suipacha, lugar donde había escándalos; que una vez que, se hizo presente a horas 10:45 de la mañana, se contacto con el dueño del local, quien lo habla indicado que había peleas y uso de armas: constatando que era un lugar do expendio de bebidas alcohólicas, unos estaban ebrios y otros con bebidas circunstancia en la que ha visto a la señora-se refiere a la imputada- portando una bolsa tipo mochila color negro con café, percatándose, por el olor y su experiencia, que estaba con marihuana, ordena que se la custodie y se la haga a un lado, llamando a la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (...)". Consta también que los detalles referidos por el indicado testigo se hallan insertos en la prueba documental judicializada como MP 1.1 y corroborada por la atestación de la funcionaria do FELCN María Martha Checa Lima que refiere que el 21 de agosto de 2007 se encontraba en servicio y se constituyó en el local "Chelo" ha llamado del Sgto. Sirpa, indicando que habla una persona con sustancias controladas; que una vez que se construyó en el local "Chelo", se contacto con el Sgto. Sirpa, el mismo que indicó a la persona sospechosa, la misma que se identificó como Cinthia Vaca Malgor, reconoce en la audiencia a la imputada; que en su requisa se ha encontrado en su cartera tipo mochila color negro con café, marihuana en el interior de una bolsa blanca, que una vez que se trasladaron a dependencias de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico, la sustancias fue sometida a la prueba de campo, dando positivo para marihuana (...). En la valoración de las declaraciones de los testigos de cargo no se observa ningún defecto lógico, de manera que, como resultado de apreciación conjunta y armónica de toda la prueba esencial producida en el juicio y aplicando los criterios de la sana critica racional, el Tribunal de Sentencia N° 3 de la Capital ha llegado a la conclusión de que" El art 48 con relación al inciso m) del Art. 33 de la Ley 1008, establece que comete delito de tráfico de sustancias controladas, el que, almacena, posee dolosamente, transporta... realiza transacciones de sustancias controladas. La prueba analizada crea la convicción que Cinthia Regina Vaca Malgor estaba en posesión dolosa de sustancias controladas y transportaba, es por ero que cargaba el bolsón tipo mochila, la sola concurrencia de los subtipos penales subsume su accionar en el tipo penal citado. El Ministerio Público sostiene que ha realizado transacciones a cualquier titulo, extremo no corroborado con pruebas conforme se tiene de la valoración integral de la prueba. El accionar de la imputada so subsume en el tipo panal de tráfico de sustancias controladas. Cinthia Regina Vaca Malgor actúa de manera dolosa, sabía fas consecuencias del delito (...)." Con relación a la afirmación de que la imputada no tenía conocimiento de la existencia de la sustancia controlada y que se encontraba en completo estado de ebriedad cuando fue detenida, el Tribunal de Sentencia con base en las declaraciones de los tratitos ha establecido en el considerando tercero que "el testigo Mario SirpaYujra señala que la imputada no consumía bebidas alcohólicas, es más la testigo Mara Martha Checa Yujra señala que la imputada tenia aliento alcohólico pero caminaba normal, si consideramos la hora en la que se trasladó la imputada al local "Chelo", las 10 u 11 de la noche del 20 de agosto de 2007,la imputada debía estar en completo estado de ebriedad, sobre todo si su intensión fue la do consumir bebidas alcohólicas cuando se traslado al lugar por lo que no es creíble lo manifestado por la imputada (...). Incluso al día siguiente, 22 de julio de 2007,conforme se tiene de la valoración de la documental judicializada como MP 1.11 consistente en el informe médico forense, no consta que se hubiera detectado signos de que la imputada al día anterior hubiera estado consumiendo bebidas alcohólicas", así mismo el Tribunal ha determinado que tampoco es creíble su versión de que no tenía conocimiento del contenido de la mochila, puesto que la mochila judicializado como MP 2.4 y reconocida por la testigo mana Martha Choca Lima,es pequeña y de uso exclusivo de una mujer, es por eso que bene en su base un espejo y residuos de que en el mismo se guardaba pinturas y otros objetos de uso femenino la testigo María Martha Checa Lima ha referido que la bolsa tipo mochila con marihuana casi llenaba le bolsa y no tenía espacio pare una chompa". En definitiva, se establece que las apreciaciones del Tribunal de Sentencia N° 3 no regalan los datos que aportan las pruebas producidas, su razonamiento es correcto, porque no se aparta de los criterios legales, la lógica, la psicología y la experiencia: explica suficientemente los fundamentos de su convicción, de tal modo que responde al mandato contenido en el art. 173 del Código de Procedimiento Penal que prescribe: "Las sentencias y autos interlocutorios serán fundamentados. Expresaran los motivos de hecho y de derecho en que basan sus decisiones y el valor otorgado a los medios de prueba. La fundamentación no podrá ser reemplazada por la simple relación de los documentos o la mención de los requerimientos de las partes",y también la primera parte del art. 359 del Código de Procedimiento Penal, que establece."El Tribunal valorará las pruebas producidas durante el juicio de un modo integral conforme a las reglas de la sana critica y expondrá los razonamientos en que fundamenta su decisión". El análisis efectuado por el Tribunal de Sentencia no es contradictorio y se encuentra suficientemente motivado y justifica el resultado contenido en el fallo. Todo ello significa que, el Tribunal de Sentencia no basó su fallo en hechos inexistentes o no acreditados, ni en una defectuosa valoración de la prueba; contrariamente, puede afirmarse que valoró adecuadamente la prueba de cargo en ausencia de la de descargo; consecuentemente, se concluye que la sentencia apelada no adolece del defecto previsto en el art. 370 num.6) del Código de Procedimiento Penal. 2.-Respecto al defecto previsto en el art. 370 num.8) del Código de Procedimiento Penal: Este defecto se presenta cuando la sentencia contiene contradicciones entre las distintas partes que la conforman. La falta de correspondencia puede presentarse entre la parte dispositiva y considerativa o entre los diferentes considerandos integrantes de la parte considerativa, ambos casos habilitan la apelación restringida por incongruencia. Al respecto, la doctrina legal aplicable establecida por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia mediante AS N° 307 de 11 de junio de 2003.ha determinado que "En ningún fallo puede existir Incongruencia y contradicción entre los fundamentos expuestos en la parte considerativa con la parte resolutiva, considerando que esta última se constituye en la síntesis de la resolución". Entendimiento que también ha sido asumido por el Tribunal Constitucional a través de la SC N° 0262/2003-R de 28 de febrero, de la siguiente manera "Que como una de las exigencias comprendidas en el derecho al debido proceso, se tiene que las resoluciones que dicten los juzgadores dentro de un proceso, al margan de contener la suficiente motivación, deben también sor congruentes en cuanto en su contenido, así a la parte de antecedentes o relativa deberá corresponderle la fundamentación sobre las hechos y las normas que en ella se refieran, para finalmente disponer de acuerdo a las dos partes precedentes, vale decir, que no se podrá fundamentar y menos disponer acerca de situaciones distintas a los que se ha referido en la parte relativa, pues esto importaría lesionar el derecho al debido proceso y los que este a su vez subsume como los derechos a la defensa y a no ser condenado sin haber sido oído y juzgado. La apelante sostiene la concurrencia de este delecto bajo el argumento de que en la parte considerativa de la sentencia se enuncia y analiza la comisión de los subtipos de posesión dolosa, almacenamiento y transporte de sustancias controladas previstas en el art. 33 inc. m) de la Ley 1008, empero falla dictando sentencia condenatoria por la comisión del delito de tráfico de sustancias controladas, sin expresar cuáles de los 14 subtipos del artículo citado por lo menos cuáles de los 4 subtipos invocados por el Ministerio Publico, se habrían cometido. Al respecto, de la revisión de los antecedentes procesales se establece que en la acusación presentada por el Ministerio Publico, se afirma que la imputada ejecuto varias acciones que configuran el delito de tráfico de sustancias controladas "ya que se encontraba en posesión dolosa do la sustancia controlada, la misma que estaba siendo transportada en una mochila de cuero de color negro combinada con café, conteniendo una bolsa nylon dentro de la cual se encontraban los 145 gramos de marihuana, para realizar posteriormente transacciones a cualquier titulo”, es decir que el Ministerio Público acuso la comisión del delito de tráfico de sustancias controladas por la ejecución do tres do los subtipos provistos en el art. 33 inc. m) de la Ley 1008 posesión, transporte y transacciones a cualquier titulo. En la sentencia el Tribunal a-quo ha llegado a establecer en el tercer considerando que:"La prueba analizada crea la convicción que Cinthia Regina Vaca Malgor estaba en posesión dolosa de sustancias controladas y transportaba, es por eso que cargaba el bolsón tipo mochila, la sola concurrencia de los subtipos penales subsume su accionar en el tipo penal citado. El Ministerio Público sostiene que ha realizado transacciones a cualquier titulo, extremo no corroborado con pruebas conforme se tiene de la valoración integral de la prueba", resultando entonces, que el Tribunal de Sentencia N° 3 ha logrado convicción sobre la ejecución por parte de la imputada, de actos configurativos de dos de los tres subtipos acusados: tenencia y transporte, cuya concurrencia la considera suficiente para configurar el delito de tráfico de sustancias controladas, y ha desestimado que la imputada hubiera incurrido en el subtipo de transacciones a cualquier título. En virtud de las convicciones expresadas en la parte considerativa, es que en la parte dispositiva de la sentencia, el Tribunal de Sentencia falla declarando a la imputada autora y culpable del delito de tráfico de sustancias controladas, tipificado y sancionado por el art. 48 con relación al inciso m) del art. 33 do la Ley 1008. Debiendo tenerse presente que en función de los requisitos que debe contener la sentencia conforme al art 360 del CPP, no era necesario que en el "por tanto" de la resolución se debieran haber expresado cuales de los subtipos del delito en los que hubiera incurrido la imputada, pues estos estaban ya explicitados en la parte considerativa de la resolución, siendo suficiente a los efectos de una debida congruencia, que en tal parte dispositiva quede establecido, como se lo ha hecho que a la imputada se la declare autora del delito de tráfico de sustancias controladas provisto y sancionado por el art. 48 con relación al inciso m) del art. 33 de la Ley 1008. Lo expuesto es demostrativo de que la sentencia no presenta contradicción entre sus partes considerativa y resolutivo como afirma la recurrente, por lo cual, queda establecido que la sentencia no adolece del detecto prevenido en el num.8) del art.370 del Código de Procedimiento Penal. 3.-Sobre el defecto previsto por el num.9) del art 370 del Código de Procedimiento Penal: Este defecto se presenta cuando en la sentencia no consta la fecha y no sea posible determinarla, o falte la firma de alguno de los jueces y no se puedo determinar si ha participado en la deliberación, salvo los casos de excepción previstos legalmente. Estos últimos motivos son los que argumenta la apelante para pedir la anulación de la sentencia, pues afirma que al momento de autorizar la sentencia se consignan como Jueces Ciudadanos a Erlan Rojas Céspedes y Claudia Estrella Peinado Terán, son que conste la concurrencia de la Juez Ciudadana Silvia Roxana Terán Morales, observando también que el Tribunal que conoció el juicio oral estuvo conformado por tres personas de sexo femenino en calidad de Jueces Ciudadanos y terminan firmando solo dos y una de ellas es de sexo masculino. De la revisión de los antecedentes procesales, se tiene que previos los sorteos de Jueces Ciudadanos, el Tribunal de Sentencia N° 3 quedó conformado por los Jueces Técnicos Dres. Mario Murillo Mérida como Presidente y Sonia Zambrana Peña, y las Jueces Ciudadanas Erlinda Rojas Céspedes, Claudia Estrella Peinado Terán y Silvia Roxana Terán Morales. En el acta de audiencia de juicio oral consta que las tres Jueces Ciudadanas y los Jueces Técnicos participaron y llevaron adelante el juicio oral desde su inicio hasta su conclusión con la deliberación, votación y lectura de la parte resolutiva de la sentencia; empero, habiéndose señalado audiencia para la lectura integra de la resolución y reinstalado el acto, se comprobó la incomparecencia de la Juez Ciudadana Silvia Roxana Terán Morales, no obstante la espera de quince minutos, lo cual se hizo constar expresamente por el Presidente del Tribunal con el acta respectiva. En la parte introductiva de la sentencia figuran los nombres de todos los miembros del Tribunal de Sentencia, incluida la Juez Ciudadana Silvia Roxana Terán, así como se expresa que el fallo es pronunciado "por unanimidad de votos de los miembros del Tribunal; sin embargo. la indicada Juez Ciudadana no aparece firmando al pie de la sentencia y sólo lo hacen el Presidente, la Juez Técnico y las Jueces Ciudadanas Sra. Erlinda Rojas Céspedes y Claudia Estrella Peinado Terán. No consta en el contenido de la sentencia ni en la suscripción del documento, la participación en calidad de Juez Ciudadano de una persona de sexo masculino de nombre "Erlan Rojas Céspedes", presumiéndose que la afirmación de la apelante al respecto se debe al evidente error de transcripción en el que so ha incurrido en la copia con la que fue notificada la imputada, en cuya parte final se consigna "Fdo. Erlan Rojas Céspedes-Juez Ciudadano", sin embargo, ese error de transcripción carece de relevancia para justificar la concurrencia del defecto, máxime si se toma en cuenta que en la primera parte de la misma copia figura la Juez Técnico Sra. Erlinda Rojas Céspedes como Juez Ciudadano. De lo expresado se evidencia que si bien es cierto que una de las Jueces Ciudadanas no suscribió la sentencia por no haber comparecido a la audiencia de lectura integral del fallo, no obstante haber participado en la audiencia de juicio oral, la deliberación y votación, esta situación no influye en la validez de la sentencia, pues conforme a la parte in fine del art. 360 del Código de Procedimiento Penal "Si uno de los miembros no puede suscribir la sentencia por impedimentos ulterior o la deliberación y votación se dejará constancia de ello y la sentencia valdrá sin esa firma". En consecuencia, adecuándose la situación planteada a los casos de excepción previstos legalmente que previene la última parte del núm. 9) del art. 370 del Código de Procedimiento Penal, se concluye que la sentencia apelada no se halla afectada del defecto prevenido en la disposición legal referida. 4.-Con relación al defecto previsto en el art 370 núm. 11) del Código de Procedimiento Penal: Este defecto tiene por objeto resguardas la plena vigencia de las reglas relativas a la debida congruencia que debo existir entre lo acusado y lo resuelto en la sentencia; por lo cual, para evitar su concurrencia, en el pronunciamiento de la sentencia deben observarse rigurosamente los preceptos contenidos en los arts.342 y 362 del mismo Código, que establecen: En ningún caso el juez o tribunal podrá Incluir hechos no contemplados en alguna de las acusaciones, producir prueba de oficio ni podrá abrir el juicio si no existe al menos una acusación" y "El imputado no podrá ser condenado por un hecho distinto al atribuido en la acusación o su ampliación”. Al respecto, debe precisarse que la congruencia no se define sobre la base de la calificación legal de los hechos, es decir, los delitos imputados con la condena, sino con relación a los hechos o elementos facticos punibles y la condena dispuesta en la sentencia: pues conforme a la normativa legal glosada, el Juez o tribunal do la casa se encuentra sujeto a la relación de los hechos que se hace en la acusación fiscal o particular, o en ambas. Al respecto, la jurisprudencia de la Corte Suprema ha establecido que "(...) El principio de congruencia so refiere a que la sentencia debereferirse a los hechos acusados, probados y no probados, aspectos que necesariamente debe encontrarse fundamentado tanto de hecho como do derecho. (...)"(A.S. No.320 de 14 de junio de 2003). Consiguientemente la existencia o inexistencia de congruencia entre la acusación y la sentencia, emana de la correspondencia o falta de ella, entre los hechos argumentados en la acusación con los hechos que se declaran probados o improbados en la sentencia. Para establecer si en el caso existe o no congruencia entre la sentencia y la acusación, resulta necesario partir de la constatación de los fundamentos facticos que se exponen en la acusación y confrontarlos con los que han sido motivo de la decisión asumida en la sentencia. En dicha perspectiva, se tiene de la revisión de los antecedentes, que en la acusación publica presentada por Ministerio Publico (fs.2-3), se afirman que a hrs. 12:15 del día 21 de agosto de 2007,al haber recibido información telefónica o funcionarios policiales de Orden y Seguridad en sentido de que habían detectado "a una mujer que portaba en forma sospechosa una mochila de cuero color negro combinado con café, la misma que emanaba un olor penetrante a sustancia controlada", personal de servicio de la FELCN se constituyeren en local "Chele" ubicado en la calle Gral. Achá y Falsuri de esta ciudad verificando la existencia de una persona de sexo femenino, quien se identificó como Cinthia Vaca Malgor (...) verificando que la mencionada persona portaba una mochila de cuero de color negro combinado con café, conteniendo en su interior una bolsa nylon do color blando, la misma que a su vez contenía una sustancia verduzca con características a marihuana, en consecuencia se procedió al arresto de Cinthia Vaca Malgor(…). Posteriormente a hrs. 13:00 yo en dependencias de la FELCN Cbba., en presencia de la aprehendida el suscrito Fiscal de Sustancies Controladas y los funcionarios policiales intervinientes, se procedió a realizar la prueba do campo (narcotest) y pesaje correspondiente, dando resultado positivo (+) para marihuana con un peso total de 145 gramos de marihuana, por tal motivo el suscrito Fiscal dispuso la aprehensión de Cinthia Vaca Malgor (…) Hechos por los cuales, el Fiscal manifiesta que la imputada adecuo plenamente su conducta al tipo penal previsto en el Art. 48 con relación al Art. 33 inc. m) de la Ley 1008, toda vez que a momento de ser descubierta esta ye ejecuto varias acciones que configuran el delito de tráfico, ya que se encontraba en posesión dolosa de la sustancia controlada, la misma que estaba siendo transportado en una mochila de cuero de color negro combinada con café, conteniendo una bolsa nylon dentro de la cual se encontraban los 145 gramos de marihuana, para realizar posteriormente transacciones a cualquier titulo, siendo descubierta en flagrante posesión dolosa, hechos estos que serán probados con las respectivas actas y demás medios probatorios de cargo ofrecidos". En la sentencia, el tribunal a-quo expone estos mismos hechos en el primer considerando, a tiempo de enunciar las motivaciones fácticas de la acusación y en los considerandos posteriores, con base en el análisis y valoración de las pruebas producidas en el juicio, establece la convicción de que la acusación ha acreditado la comisión de los hechos configurativos de tenencia y transporte de sustancias controladas, pero no así la realización de transacciones a cualquier título: a dicho fin, en el tercer considerando se establece que: La prueba analizada crea la convicción que Cinthia Regina Vaca Malgor estaba en posesión dolosa de sustancias controladas y transportaba, es por eso qua cargaba el bolsón tipo mochila, la sola concurrencia de los subtipos penales subsume su accionar en et tipo penal citado. El Ministerio Público sostiene que ha realizado transacciones a cualquier titulo, extremo no corroborado con pruebas conforme se tiene de la valoración integral de la prueba", resultando entonces, que el Tribunal de Sentencia N°3 se ha sujetado estrictamente a los hechos alegados en la acusación y ha fallado de manera congruente con dichos hechos. De lo expuesto, se concluye que existe una absoluta correspondencia entre los fundamentos de hecho descritos en la acusación fiscal con los quo aparecen como probados o improbados en la sentencia; lo cual significa que, el Tribunal de Sentencia no ha incorporado hechos distintos a los acusados y tampoco ha impuesto una condena por hechos diferentes a los que fueron objeto del juicio, habiéndose abocado en la sentencia pronunciada, a la resolución de la problemática planteada en la acusación. Por tales motivos, se concluye que no existe la Incongruencia alegada por la apelante y en consecuencia, al no haberse demostrado que el Tribunal a-quo hubiera incurrido en inobservancia de las regias relativas a la congruencia con la acusación, queda establecido que no concurre el defecto previsto por el num.11) del art.370 del Código de Procedimiento Penal. Conforme a lo expuesto, corresponde desestimar el recurso y mantener firme la Sentencia apelada, con imposición de costas, conforme a lo quo determina el art. 269 del Código de Procedimiento Penal. POR TANTO: La Sal Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, declara IMPROCEDENTE con costas, el recurso de apelación restringida interpuesta a fs. 138-139 por CINTHIA REGINA VACA MALGOR: en consecuencia, CONFIRMA la sentencia de fecha 4 de marzo do 2008. En observancia del art. 123 del Código de Procedimiento Penal.se advierte a las partes que la presente resolución es recurrible de casación en el plazo de 5 días a partir de su notificación. Notifique Oficial de diligencias. Regístrese. Vocal Relator: Wilfredo Patiño Soria. Fdo.- Dr. Juan Marcos TerrazasRojas– Pdte. Sala Penal Tercera. Fdo.- Dr. Wilfredo Patiño Soria – Vocal Sala Penal Tercera. Fdo.- Dr. W. Leandro Diaz Mendoza – Secretario de camarza.Sala Penal Primera. PROVEÍDO DE FECHA 28 DE DICIEMBRE DE 2021 Cochabamba,28 de diciembre de 2021 A merito de los informe evacuado por el Servicio de Registro Civico-SERECI mediante Cite SERECI-CBA-CERT-N° N-40549 -2143/2021 y SERECI-CBA-CERT-N° N-44047 -2143/2021; y, el Servicio General de Identificacion Personal – Segip mediante las certificacion de fecha 06 de noviembre de 2021, siendo genericos los datos proporcionados respecto al ultimo domicilio de: Cinthia Vaca Malgor, en aplicación del art. 165 del CPP se dispone su notificacion con el Auto de Vista de 05 de abril de 2012 mediante edicto a traves del Sistema Informatico Hermes. Notifique funcionario. Fdo.- Ma. Giovanna Pizo Guzmán Vocal - Pdte. Sala Penal Tercera. Fdo.- Dra. Carol Ivonne Vega Colque – Secretaria Sala Penal Tercera. Cochabamba, 27 de mayo de 2022. D. S. O.


Volver |  Reporte